¡NUESTRAS REDES SOCIALES!

Después de leer este post serás el primero en acertar un aroma en una cata de vinos

Todos los aromas y sabores que percibimos en el vino son naturales (¡no se le agrega nada!). Son el producto de la uva con la que fueron hechos (aromas primarios), la elaboración (aromas secundarios) y el posterior añejamiento (aromas terciarios).

Entonces, ¿cómo podemos detectar cada aroma en una cata de vinos?

Antes que nada debemos aislarnos del entorno y concentrarnos en la copa: la giramos tratando de mover el líquido (¡sin derramar!) y literalmente metemos la nariz dentro de la misma, donde están los perfumes más concentrados. Ahí es donde empezamos a percibir diferentes aromas “que nos recuerdan a..”: flores blancas, cítricos y canela (en el caso de un vino blanco). No son puros: son similares a aromas conocidos, es por eso que tenemos que apelar constantemente a nuestra memoria para poder relacionarlos entre sí.

Cada variedad tiene su tipicidad. En una cata de vinos podemos llegar a detectar cientos de aromas, pasando por diferentes varietales. Para iniciarte en la correcta degustación de vinos hemos realizado esta infografía que te ayudará a detectarlos con mayor facilidad:

Amaras El Vino cata de vinos

A veces sucede que no somos capaces de percibir estos aromas y le sentimos “olor a vino, olor a alcohol”, es por eso que hay que excavar en la memoria, esto es muy subjetivo, deberás dejarte llevar y tratar de recordar, vívidamente, el aroma de las flores recién cortadas en verano, del vapor de un té de tilo, la cáscara de un limón maduro o la madera aromática.

No es tarea fácil: requiere de sensibilidad, tiempo, experiencia y práctica.

¿Has logrado detectar alguna vez estos aromas? ¿Sabías que en una cata de vinos a ciegas (con los ojos tapados) es muy común que un profesional del vino no distinga un vino tinto de uno blanco?

Share this post



Deja un comentario